Published On: mié, Nov 4th, 2015

Pesadilla epidemiológica en Santiago de Cuba

Auto-advirtiendo-Palma-Soriano-Unpacu_CYMIMA20151103_0012_16

La ciudad de Santiago de Cuba vive por estos días una pesadilla epidemiológica al extenderse por el territorio el dengue y el cólera. El problema se ha agudizado por las deficiencias en el suministro de agua a raíz de la intensa sequía que afecta al país. La aplicación de cloro a la entrada de locales y de cal en el exterior de centros gastronómicos ha cambiado la faz de la urbe oriental.

La cantidad de casos de cólera es una información que los hospitales y policlínicos guardan como un gran secreto. En la calle se habla de decenas de fallecidos por fuertes diarreas repentinas.

En Palma Soriano, circulan cada día autos con altavoces que hacen un llamado a reforzar la higiene. Lavar las manos y no consumir refrescos y bebidas elaboradas, junto un mayor cuidado en la manipulación de los alimentos, son algunas de las sugerencias difundidas.

Establecimientos como el Joven Club de Computación de la calle Ferreiro han cerrado sus puertas al público para evitar el contagio. En la tarde del lunes el local fue sometido a una intensa limpieza con cloro. Los cierres de lugares públicos hacen crecer la alarma en una población que no encuentra información detallada sobre lo que ocurre.

Los cierres de lugares públicos hacen crecer la alarma en una población que no encuentra información detallada sobre lo que ocurre

El líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) en la provincia, José Daniel Ferrer, explica que en la barriada de Altamira “no se venden en el área de gastronomía productos que no estén enlatados o embotellados”. Según detalla el activista, varios “puestos que venden comestibles fueron cerrados por diez días y se les aplica cal en la puerta” para evitar cualquier contagio con la bacteria Vibrio cholerae.

El dengue hace otro tanto. Los hospitales están abarrotados de casos sospechosos. El activista y colaborador de este diario, Yosmany Mayeta, es uno de los ingresados en el Hospital General Juan Bruno Sayas. En estos momentos, se encuentra con suministro de sueros a la espera de un análisis que confirme el diagnóstico.

Esta mañana, en el Policlínico 28 de Septiembre solo se reportaba una pequeña de pocos meses ingresada con sospecha de cólera. Sin embargo, el nombre de la enfermedad no se utiliza en los registros médicos y los pacientes son registrados como afectados por enfermedades diarreicas agudas.

Hasta el momento las autoridades locales no han confirmado la información y el periódico Sierra Maestra no menciona la presencia de cólera en el territorio, aunque se emiten advertencias sanitarias a la población diseñadas por el Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología.

Fuente:14ymedio

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies