Published On: Vie, Feb 17th, 2017

Un rapero cubano se rebela contra la corrupta maquinaria institucional y gana la pelea

“Puse carteles, puse a los jóvenes a gritar, y cuando vieron que yo tenía gente que me seguía y una juventud que apoyaba mi causa, fue cuando las autoridades, seguramente presionados por una fuerza superior, dijeron vamos a parar esto”.

Después de dos años y siete meses de accidentada lucha, el cienfueguero Henry Laso Martínez, rapero iconoclasta, conocido como “El Encuyé”, gana el primer round de conflictos contra funcionarios corruptos que dirigen la institución más poderosa de la música cubana, el Instituto Cubano de la Música.

En el verano del 2012, el joven músico, exdirector de la agrupación Pasión Caribe, necesitó un aval para ser cantante, y asegura que el propio Orlando Vistel, que para entonces era vicepresidente del Instituto de la Música, le pidió 500 CUC por el derecho a la audición. Lo pagó convencido que ese tipo de extorsión era práctica normal y necesitaba el papel. Cuatro años después, precisó de otro aval, esta vez para solista. El director de la empresa musical Benny Moré, Reinaldo Almeida, le pidió la cantidad de 1.000 CUC; de esos, 700 para Vistel por el derecho a una nueva audición, que igual cotizó pero le negaron.

Comenzó un viacrucis para el rapero. Hizo denuncias en la Policía, la Fiscalía y envió cartas a Raúl Castro, a Orlando Vistel Columbié, a Reinaldo Almeida, al director de la orquesta Tumbao Mayor y a Conrado, el coronel del MININT que atiende en el Ministerio de Cultura el área de música. Nunca recibió respuesta y se radicalizó.

Puse carteles, puse a los jóvenes a gritar, y cuando vieron que yo tenía gente que me seguía y una juventud que apoyaba mi causa, fue cuando las autoridades, seguramente presionados por una fuerza superior, dijeron vamos a parar esto, el muchacho tiene la razón y lo que quiere es trabajar. Es triste, pero fue así. Gané la disputa; pero me pregunto cómo hubiese terminado si yo fuera un desconocido, si en lugar de ser artista, yo hubiera sido un obrero”. Asegura el músico urbano.

Finalmente, el pasado 1ro de febrero, fue citado y frente a un jurado hizo audición como cantante solista de la empresa Rafael Lay de Cienfuegos.

“Cinco personas para decidir si yo canto o no, cosa ilógica, pero aprobé legalmente. Hicieron un dictamen técnico, filmaron la grabación, y en este momento se están procesando los papeles en Ciudad Habana, en el Instituto de la Música, a la espera de la firma del presidente Orlando Vistel Columbié”.

“Hoy quiero agradecer a todos los amigos y los medios que me apoyaron a demostrar, con razón, que ahí estaba la firma de una tropa de funcionarios corruptos. En medio de mi cruzada, tuve el honor de conocer a Pablo Milanés que me dijo “lucha, y cuando te devuelvan tu trabajo, tendrás entonces que enfrentarte a las cosas que están mal, aún cuando a tí no te afecten”. Me impresionó, Pablo es un hombre que cuando no está conforme con las cosas las critica públicamente, es una persona que ayuda mucho a los artistas, que apoyó mi causa y se sintió indignado con la injusticia que hicieron conmigo”, señaló.

“Primero – con respecto a su posición futura – voy a salvar la palabra amor; pero entre col y col, lechuga. Siempre voy a decir la verdad. Con respeto, claro, y si me quieren censurar, entonces seguiré la guerra porque ya yo perdí el miedo y tengo más de 50 razones para decirle a cualquiera las verdades en la cara”, agregó el cantante.

“Soy un artista que hace arte y que está comprometido con la sociedad donde vive. Hago canciones, pero no puedo quedarme callado mientras un grupo de sinvergüenzas dañan la carrera de algunos creadores”, subrayó.

“Resolví parte del problema, ahora tengo que trabajar y ayudar a mi familia; pero nunca olvidaré la causa. Yo quise demostrar que un ciudadano sí puede, y así lo hice. Y aprovecho para prometer, públicamente, que voy a luchar para que termine ese fraudulento sistema de audiciones, que mi palabra será siempre una denuncia constante para que esa burocracia acabe, porque sólo sirve para vender papeles, enriquecer funcionarios deshonestos y destrozar el sueño de un montón de jóvenes”, concluyó.

A continuación, un video producido por la agencia independiente Hablemos Press narra la historia de Lazo:

Cantante Henry Laso denuncia corrupciòn en cultura cubana

#Cuba El cantante cubano Henry Laso denuncia corrupción en la cultura cubana. Sufrió estafa por funcionarios. Aunque alega que no es el único caso. Esto continua, vea el videos

Posted by HABLEMOS PRESS VISIÓN on Saturday, February 27, 2016