facebook
Published On: Mar, Feb 21st, 2017

Salir a correr es una de las peores maneras de ponerse en forma y estos son los motivos

Seguramente si te has propuesto bajar de peso o ponerte en forma este año, se te haya pasado por la cabeza que la mejor alternativa es salir a correr al menos 3 veces por semana. Pues bien, nada más lejos de la realidad. En el artículo de hoy vamos a desmentir ese falso mito que dice que salir a correr es la manera más rápida y efectiva de perder grasa.

Salir a correr siempre se ha visto como uno de los ejercicios más naturales y menos forzados que podemos hacer, pero esto no es del todo cierto. A la gran mayoría de personas no les gusta hacerlo y nuestros cuerpos no están cómodos manteniendo ese patrón de movimiento durante tanto tiempo.

Runners

¡Estos son los 3 motivos por los que salir a correr es una de las peores maneras de ponerse en forma!

1- Genera muchas lesiones

Un estudio realizado a personas que corrían habitualmente demostró que un 79% de los corredores se lesionan, como mínimo, una vez al año. Las lesiones son muy variadas y, teniendo en cuenta que estudiaron a personas acostumbradas a correr, puedes hacerte a una idea de la cantidad de lesiones que sufren los corredores principiantes. La cifra es mucho mayor que la de personas que se lesionan por levantar pesas o realizar cualquier otro deporte.

Giphy

Cualquier parte del cuerpo se puede haber afectada por esta práctica. Como señalan en El Diario, desde los huesos, los tendones o los ligamentos hasta la columna vertebral, los músculos, las rodillas y las plantas de los pies, entre otros. En definitiva, cualquier parte del cuerpo puede lesionarse al salir a correr. Incluso ha habido casos de muerte súbita, aunque no son nada habituales.

Según Lee Boyce, un referente del entrenamiento personal en Estados Unidos, “la persona promedio tiene una gran cantidad de desequilibrios musculares. Los músculos de un lado de la articulación suelen ser más débiles que los del otro lado. De este modo, la mejor idea no es hacer grandes carreras de resistencia, pues si das 10.000 pasos en treinta minutos sobrecargas mucho la musculación”.

Giphy

Salir a correr durante mucho tiempo provoca dolores crónicos, por lo tanto, hacer carreras cortas espiritando es más recomendable ya que no sobrecargas tanto el músculo. De hecho, un estudio realizado en Dinamarca demostró que correr más de 4 horas a la semana es muy perjudicial. Los participantes del estudio fueron corredores y sedentarios a los que analizaron durante 12 años, en total fueron 1000 personas.

Al finalizar el estudio, comprobaron que correr más de 4 horas semanales provoca el mismo daño en las personas que llevar una vida sedentaria. Lo recomendable sería no correr más de 2 horas y media a la semana, aunque lo mejor es cambiar de deporte y realizar otros ejercicios diferentes.

2- No da resultados milagrosos

Es cierto que no hay nada milagroso en este mundo que te garantice perder peso rápida y saludablemente, sin embargo, hay opciones mucho más efectivas que correr como son los ejercicios anaeróbicos, por ejemplo.

Según Boyce “los ejercicios que contraen rápidamente las fibras musculares ayudan a mantener las articulaciones reforzadas y fuertes, por lo que se trata de una mejor elección en general. Además, perderemos más grasa, al igual que ganamos más músculo al coger un mayor peso durante poco tiempo. Estás haciendo algo que requiere fuerza, explosividad, esfuerzo e intensidad al mismo tiempo. Así que los músculos tendrán que hacer un trabajo más duro y quemarás más calorías. Y, lo que es más importante, aumentarás tu metabolismo después de haber terminado el entrenamiento.

Atento a la última frase, ya que esto es esencial a la hora de perder peso ya que tu metabolismo trabaja más rápido y quema más calorías, de esta manera seguirás perdiendo grasa aún sin estar ejercitándote.

3- Genera adicción

Correr es un ejercicio de alta resistencia y, al practicarlo, generamos neurotransmisores que se asemejan a los que generan los opiáceos y algunos derivados del cannabis. De ahí viene el hecho de que te sientas tan bien al terminar el ejercicio. Provoca euforia y bienestar psicológico durante y después y, además, nuestro niveles de leptina, una hormona relacionada con la sensación de saciedad, descienden, lo que provoca que, al correr, tengamos una mayor disposición al esfuerzo y al movimiento.

La runnorexia es lo que se conoce como la adicción a correr. En la actualidad se calcula que alrededor del 18% de los corredores asiduos la sufren.

Llegados a este punto no nos queda más que recomendarte realizar otro deporte distinto, montar en bici, hacer ejercicios anaeróbicos o incluso salir a caminar son siempre mejores opciones. Lo que está claro es que correr es bastante peligroso.

¡Comparte este interesante artículo con todos tus amigos!

Fuente: Playground