Published On: Mie, Ago 9th, 2017

Hispana embarazada al borde de la deportación, recibe noticia que cambia el rumbo de su destino

La hondureña Dunia Vasquez pasó de las lágrimas y la angustia a la alegría y el alivio tras conocer que un juez de inmigración aceptó reabrir su caso migratorio, dejando sin efecto, al menos por ahora, una orden de deportación que pesaba sobre ella desde hace 12 años.

“Esto es como un milagro que Dios a hecho conmigo y con mi familia”, dijo Vásquez a MundoHispánico tras conocer la decisión del juez de la Corte de Inmigración de Houston, en Texas.

“Me siento muy contenta, muy alegre, fue una noticia que me cayó como agua fría, no lo esperábamos”, añadió la hondureña que vive en Cary, en los suburbios de la capital de Carolina del Norte.

Esta madre de cuatro niños y con cuatro meses de embarazo debía presentarse el pasado 12 de julio en las oficinas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), en Charlotte, con su boleto de avión de regreso a Honduras, ya que en una cita de supervisión en marzo, le ordenaron abandonar el país a más tardar el 31 de julio.

Sin embargo, antes de regresar a su país y a la violencia de la que huyó hace 13 años, Vásquez decidió correr el riesgo de no acudir a la cita, con la esperanza de que las gestiones de su abogado lograran cambiar su destino.

“Es un riesgo grande como están las cosas ahorita, pero yo confiaba en Dios”, dijo la hondureña quien indicó que no quería que sus hijas menores tuvieran que sufrir la violencia que ella vivió en Honduras.

Pero la tarea no era fácil para su abogado, ya que Vásquez tenía una orden de deportación desde 2004 por no presentarse en la corte de inmigración de Houston y un juez ya había negado en el 2013 una petición para reabrir su caso.

El abogado William Vásquez explicó que en el sistema migratorio, es poco común que los jueces admitan una segunda moción para reabrir un mismo caso. Sin embargo, decidió intentarlo como último recurso y la petición fue aceptada por el juez Nimmo Baghat de la Corte de Inmigración de Houston.

“Se puede decir que es un milagro porque era probablemente lo más remoto que podía pasar pero sí  pasó y ahora pues tenemos fecha de corte. Esta familia no va a ser separada, esta señora no va a ser deportada y vamos a presentar la defensa delante de la corte de Houston”, dijo Vásquez.

El abogado considera que su clienta tiene muchas posibilidades de ganar su caso en la corte de inmigración, ya que hay varios factores que la favorecen, entre ellos que tiene pendiente una petición de Visa U por ser víctima de crimen.

Aunque la batalla legal no ha terminado, la decisión del juez de reabrir el caso, le ha devuelto a esta madre hondureña la tranquilidad de poder quedarse a pelear por su permanencia definitiva en el país al lado de su familia.

“Desde que me mandó esa la carta Inmigración (ICE) ya no era una mujer feliz. Era como que tenía una enfermedad, ya no podía gritar, hablar, correr, brincar nada…..y escuchar ahora esta noticia…es como que la enfermedad se desapareció. ¡Un milagro!”, concluyó.