Published On: Sab, Sep 2nd, 2017

¿Cómo eliminar el karma negativo?

Aunque no creas el el, todos podemos reducir el karma negativo

.Ese aspecto de la vida que martillea en tu cabeza día tras día y que quieres resolver. Esas cargas que poco a poco y año tras año has ido depositando en la mochila de tu vida y que te hacen transitar de forma pesada y con la sonrisa borrada de tu cara.

No te voy a dar recetas esotéricas o mágicas. La forma de cambiar tu historia, es en concepto muy sencilla, pero en la práctica bastante más complicada. Permíteme que te lo cuente con una metáfora.

El karma negativo es un cubo de agua helada que ha ido llenándose poco a poco a través de nuestras malas acciones, nuestros malos comportamientos con nosotros mismos o con los demás, nuestro pesimismo, mal humor… hasta convertirse en eso, en nuestro propio karma negativo.

Para neutralizar ese agua helada lo que tenemos que hacer es ir llenando ese cubo del karma con agua caliente pero en un proceso lento y continuado en el tiempo. ¿Y de que está formado ese liquido caliente? Pues de todo lo contrario, buenas acciones, buenos pensamientos, positivismo, alegría…

Debemos realizar todo este proceso para fundirnos con la vida, disfrutando del camino, de cada instante. Vamos a reprogramar nuestra mente, nuestros hábitos, nuestros pensamientos y nuestros pensamientos. recuerda que el karma está regido por varias leyes, por lo que tendremos que entregarnos para transformarlo.

Todas las acciones que te detallo a continuación estarás conmigo que parecen sencillas, pero es la única forma de conseguir dar un giro a tu karma es la constancia. Hacerlo de forma continuado en el tiempo. Si no es así, el agua del cubo, se volverá a enfriar.

Enfoca tu atención sobre aquello que te agrada, que te hace feliz.

Sobre lo que te hacen bien, que son positivas en tu vida y para tu entorno. El otro día escuche a un cantante famoso decir que no solía leer las críticas o comentarios en las redes sociales a sus canciones. El motivo era que solía tener miles de ellos maravillosos pero cuando encontraba uno negativo su mente se centraba en ese y olvidaba todos los feedback positivos que le aportaban sus fans.

Ama sin condiciones.

Quizás sea lo más complicado de llevar a cabo. No debemos amar esperando una contraprestación a cambio, no nos sintamos mal si no recibimos la misma cantidad de amor  de vuelta. Quizás los animales a su manera, nos aman y acompañan sin rencor, sin limitaciones. Aprendamos de esa actitud.

Ayuda desinteresadamente.

Intenta realizar un mínimo de 3 buenas acciones desinteresadas de ayuda a los demás que consigan crear en ti hábitos mucho más saludables. Te sentirás de maravilla. Y por cierto que no se entere nadie… no hay necesidad.

Ten fe en ti y en todo lo que te rodea.

Son nuestro pensamientos los que conforman nuestra realidad y nos predisponen a una visión determinada de la realidad, si conseguimos que transiten por la orilla positiva de nuestro río mental, todo irá de maravilla. Se consciente de donde te encuentres e intenta no cruzar al otro lado del río.

Aprende a guardar silencio y mantente en calma.

Calma tu torrente verbal para no discutir sin motivo, para no decir palabras de mas que no puedas borrar luego de tu vida, de la de otros o de ambas. Dejemos que se posen en el suelo todas esas partículas dañinas que no nos permiten.

Evitar juzgar.

Tenemos que aceptar que cada uno de nosotros es diferente, que tiene su propio historial para actuar de una manera en la vida y saber siempre que no somos poseedores de la verdad absoluta. Existen miles de verdades acerca de la misma realidad. Respetemos a los demás y a nosotros mismos, seamos indulgentes con nuestro comportamiento.

 Aprende a meditar.

Dedicar una pequeña parte de nuestro día nos puede permitir cerrar viejas heridas con nosotros mismos y con la vida en general. Si quieres iniciarte en esta práctica, te recomendamos la lectura de la guía básica de meditación para principiantes.

Perdona, perdona y perdona.

Permite que el pasado se aleje de ti, de tu vida. Tenemos que alejar el dolor recibido o el dolor causado, por lo que perdonar incluye perdonarte a ti mismo. Se libre. Perdona desde el corazón, desde tu interior más profundo.

Piensa en positivo.

Tenemos que sacar de cualquier instante que vivamos su parte positiva por muy doloroso que pueda ser la situación. Es una de las maneras de ir dejando en la cuneta ese mal karma acumulado e ir creando otro mucho más beneficioso. Si además consigues visualizar en positivo, todo irá mucho más rápido.

Traza metas para tu vida

Tienes que dejar el “modo off” en todo lo que te rodea en este mundo para pasar a la acción, para disfrutar de la vida y aprovechar ese torrente de sensaciones positivas que te rodean y que te pueden catapultar hacia donde tu quieras.

¡Sonríe!

El mero hecho de sonreír te ayudará a acometer todos los pasos anteriores con mucha mayor facilidad y felicidad. No lo olvides, la sonrisa abre muchas puertas, y alegra tu vida y la de los que tienes alrededor por lo que implicitamente elimina karma negativo. Utilízala a cada instante que puedas.

¡Qué el karma te acompañe!