Published On: Sab, Dic 2nd, 2017

Ponte un tomate en la cara y espera 1 hora. A tu piel le sucederá algo maravilloso

El acné es una verdadera pesadilla para muchas personas. Por suerte, a la mayoría le desaparece tras la pubertad. Sin embargo, hay a otros a los que les dura mucho más:

En el mercado existen innumerables productos que prometen acabar con los antiestéticos y dolorosos granos. Pero muchos son muy caros y contienen muchos productos químicos. Pero existe un remedio natural, que puedes incluso plantar: tomates frescos.

Es cierto: los tomates recién cortados pueden mitigar el acné e incluso reducir viejas cicatrices. El secreto está en la composición: los tomates tienen un mayor porcentaje de vitamins A, C, E y B6. Estas abren los poros y permiten que la piel absorba importantes nutrientes.

Flickr/zeevveez

La acidez de los tomates reduce el PH de la piel y  las posibilidades de que salga acné. La aplicación es lo más sencillo: corta un tomate por la mitad. A continuación, restriega ambas mitades sobre las zonas afectadas. Masajea el jugo de tomate también sobre tu rostro y enjuágate la cara con agua templada. Este método es genial si solo tienes unos minutos y te están empezando a salir granitos.

Twitter/tophealthremedy

Con un poco más de tiempo, puedes hacerte una eficaz máscara de tomate. Para ello, corta una X en la parte superior de un tomate fresco.  Luego, vierte agua templada sobre el tomate durante 1 minuto antes de cortarlo. A continuación, extrae las semillas y tritura la pulpa hasta conseguir una pasta de textura uniforme. Extiende la pasta sobre tu rostro y deja la máscara durante 1 hora. Si usas esta máscara con regularidad, pronto verás los resultados.

No me esperaba que los tomates pudieran servir para esto. Ahora no tienes que gastar dinero en agresivos tratamientos. Cada vez más gente se beneficia de las maravillas del tomate.

Fuente:nolocreo.com