Té de semillas de sandía para limpiar tus riñones

Té de semillas de sandía, ideal para limpiar los riñones

Cuando piensas en los beneficios de la sandía, probablemente te venga a la mente su frescura que ayuda a mantener el cuerpo hidratado en esos días de calor y, esto es por su alto contenido en agua. Además de ser rica en licopeno, nutriente con un gran poder antioxidante.

Esta fruta aporta pocas calorías y grasa, lo que ayuda a depurar el organismo y estimular la diuresis de forma natural. En su interior encontramos las semillas de un tamaño pequeño y color oscuro. Pero ¿acaso conoces las virtudes de las semillas?

Beneficios de las semillas de sandía

Las semillas de sandía son ricas en citrulina, compuesto orgánico con propiedades antioxidantes, los cuales dilatan los vasos sanguíneos y, por ende, ayudan en el tratamiento de la hipertensión, la aterosclerosis y la angina de pecho. También sirven para eliminar los parásitos intestinales, como laxante natural, siendo una excelente fuente de energía.

Un grupo de científicos americanos explicaron que las semillas de sandía son eficaces en el tratamiento de enfermedades renales e infecciones urinarias, al ser un excelente diurético. Por ello es recomendable en pacientes que necesitan eliminar las piedras en los riñones y en el tracto urinario.

Té de semillas de sandía

Ingredientes

  • 4 cucharadas de semillas de sandía fresca
  • 2 litros de agua

Elaboración

Tritura las semillas de sandía hasta hacerlas polvo. Coloca el agua en una olla y lleva al fuego a que hierva. Luego agrega las semillas molidas y deja durante 15 minutos. Cuela y sirve. Ten en cuenta que esta cantidad es para dos días, así que bébelo varias veces en el transcurso. Recuerda dejar la misma porción para cada día. Es importante tomar solo lo indicado. Luego date un descanso y repite el procedimiento un par de semanas después siguiendo los mismos pasos.

Como tomar la infusión:

  • Beber la primera taza en ayunas a temperatura ambiente.
  • La siguiente media hora después de las comidas.
  • Hacer el tratamiento por 2 días seguidos cada semana, hasta ver resultados.
  • No añadir azúcar, si necesitas endulzar agrega 1 cucharada de miel.

Cabe mencionar que las semillas de sandía si se consumen en exceso pueden causar problemas digestivos y estomacales. Por tanto, si deseas comerlas molidas, debe ser solo un puñado al día.

Además, debido a su tamaño, estas pueden pasar por el tracto digestivo sin ser procesadas, así que disfruta de sus propiedades masticándolas antes de ingerirlas.

RECOMENDACIONES:

  • La tomaremos a temperatura ambiente. La primera taza la beberemos en ayunas y las siguientes, media hora después de las comidas. Haremos este tratamiento durante dos días seguidos cada semana, hasta que veamos resultados.
  • Es importante que no le añadas azúcar. Si necesitas algún endulzante puedes poner una cucharada de miel (25 g). Señalarte también que, obviamente, solo podremos realizar este tratamiento durante la temporada de sandías, no obstante, podrás encontrar semillas de sandía en las tiendas naturales durante todo el año, dados sus conocidos beneficios.
  • Observa tú misma cómo te funciona. Recuerda no excederte nunca de los 40 gramos de semillas de sandía. Lo más adecuado también será tomarlas en infusión y nunca consumidas de modo natural, puesto que no se digieren muy bien.