Published On: Mar, May 14th, 2019

DOLORES QUE TE DAN EN LAS MANOS O EN LOS PIES. TAL VEZ NO ES ARTRITIS SINO TENOSINOVITIS

Aunque ese nombre nos suene algo extraño, y probablemente nunca lo hayamos escuchado, es probable que muchos de nuestros lectores estén aquí para conocer más de este padecimiento que muchos sufren.

Esta enfermedad, consiste en la inflamación del revestimiento de la vaina que rodea el tendón, aunque suene confuso, debes saber que es muy dolorosa, incapacitante y es más común en los pies o las manos.

Las formas en que las que podemos notar este problema, es debido a que aparecen protuberancias , algunas rojeces y lo peor es que no sabemos a que se debe, pues si no hemos tenido algún golpe es rara su aparición, sin embargo trae consigo un fuerte dolor, que incluso puede llevar a la inmovilización del área afectada.

Es muy bueno obtener un diagnóstico temprano, para evitar que el problema empeore, así que nunca dude en consultar a un especialista. Aquí le dejamos unos cuantos datos esenciales que pueden impulsarle a que usted acuda a tratar este problema.

Para explicar mejor esta enfermedad, debemos imaginarnos un tendón, esos que unen a la perfección cada uno de nuestros músculos de la mano con el hueso.

Este tendón ahora tiene una especie de capa, la membrana sinovial, la cual tiene como función proteger y aislar nuestros tendones, y es justo en esta donde se produce la Tenosinovitis.

Este problema afecta los músculos flexores, es decir, este problema nos afectará al momento de mover la mano o al caminar, pero eso es solo al principio, pues cada vez que empeora, dolerá más y provocará inflamación, entumecimiento e incluso hasta fiebre.

Esta enfermedad generalmente afecta a las mujeres, pero también las pueden presentar hombres, en general las personas que practican deportes o tienen trabajos manuales como los sastres, cortadores de carne e incluso dentistas, la pueden padecer.

Entre los síntomas que destacan cuando se padece Tenosinovitis tenemos:

  • Dolor en las muñecas, tobillos, planta del pie o el talón
  • Enrojecimiento e inflamación en el área donde antes le dolía, esto incluso si usted esta reposando.
  • Los dedos de los pies o manos “crujen” cuando los mueve
  • Aparición de protuberancias en los dedos de los pies o manos debido a la infección
  • Se nos hace difícil manipular objetos, caminar, o realizar cualquier otra actividad cotidiana.

Esta enfermedad puede ser causada por los movimientos repetitivos de las manos o pies, pues se ejerce una fricción en el tendón del hueso, desgastando el tendón y creando lesiones, o incluso las malas posturas que adoptamos.

A esta enfermedad se le asocian lesiones como la enfermedad de Quervain, la cual es una dolencia inflamatoria en los tendones, que afecta los pulgares de la mano. Puede aparecer también por los movimientos repetitivos de las manos, o bien sea porque después de un golpe que nos dimos en el pulgar, provocó una lesión que se cicatrizó y a la larga esta cicatrización nos puede impedir que el tendón funcione de manera apropiada.

Esta enfermedad llamada Tenosinovitis, tiene tratamiento, y consiste en ingerir anti inflamatorios, acompañados de algunos ejercicios de rehabilitación como las terapias de frio-calor, baños tibios con agua de romero, infusiones de jengibre o simplemente asistir a un terapeuta.

Debe saber que aún si ya la Tenosinovitis se ha tratado, esta puede volver a aparecer, así que evita disminuir el estrés y la presión en los tendones.

Queremos compartir algunos remedios, para que los utilices como complemento para acelerar su recuperación.

Baño de agua tibia

Los baños con agua tibia son una terapia relajante que ayuda a aumentar la temperatura corporal para incrementar el flujo sanguíneo hacia la zona afectada por esta condición. Su aplicación una vez al día puede calmar el dolor y las dificultades para mover la articulación.

¿Qué debes hacer?

  • Prepara la tina con suficiente agua tibia y sumerge tu cuerpo durante 20 minutos.
  • Si gustas, agrégale aceites esenciales o sales de Epsom para lograr un efecto más relajante.

3. Infusión de sauce blanco

Las propiedades antiinflamatorias y sedantes de la infusión de sauce blanco se pueden emplear para controlar los síntomas de la tendinitis. Esta planta actúa sobre la zona afectada, calmando la hinchazón y la rigidez.

Ingredientes

  • 1 cucharada de sauce blanco (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Agrega una cucharada de sauce blanco en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.
  • Pásala por un colador y consúmela ante la primera señal de dolor.
  • Repite la dosis hasta tres veces al día, hasta controlar por completo el problema.

4. Cúrcuma

La curcumina, el compuesto activo de la cúrcuma, ejerce un poderoso efecto antiinflamatorio y calmante que controla de forma eficaz la tendinitis.

Si bien esto se puede conseguir con el consumo de la especia, también es conveniente utilizarla mediante compresas.

¿Qué debes hacer?

  • Incorpora una o dos cucharadas de cúrcuma en polvo en medio litro de agua caliente y, cuando esté a una temperatura soportable, aplícala sobre la zona afectada con la ayuda de un paño.
  • Deja que actúe durante 15 o 20 minutos y retírala.
  • Úsala 2 veces al día.

5. Árnica

El árnica es una de las plantas más populares dentro de los tratamientos alternativos para el alivio de esta condición. Tiene poderosos agentes antiinflamatorios y analgésicos que, aplicados de forma local, controlan la hinchazón y el dolor.

¿Qué debes hacer?

  • Aplica compresas con la infusión de la planta, o bien, adquiere una loción o ungüento.
  • Úsalo hasta controlar la inflamación.

6. Vinagre de manzana

Las propiedades antiinflamatorias del vinagre de manzana pueden aprovecharse de forma tópica para el alivio de la tendinitis. Este producto orgánico, conocido por sus usos medicinales, promueve la circulación y calma la irritación de los tendones.

¿Qué debes hacer?

  • Combina partes iguales de vinagre de manzana con agua tibia y aplícalo mediante compresas sobre la zona dolorida.
  • Espera que actúe 20 minutos y retíralo.
  • Repite su aplicación hasta 3 veces al día.

Hielo para aliviar la tendinitis

La aplicación de compresas de hielo es un remedio efectivo para aliviar la inflamación y el dolor ocasionados por la tendinitis. Esta terapia estimula la circulación en la zona afectada y, a su vez, calma la tensión y rigidez en el tendón afectado.

¿Qué debes hacer?

  • Envuelve varios cubos de hielo en una toalla o bolsa térmica y, a continuación, procede a aplicarlo sobre la zona del cuerpo afectada.
  • Realiza suaves masajes durante 10 o 15 minutos y repite su uso hasta 3 veces al día.

Esperamos que esta información te sea de mucha ayuda y que hayamos resuelto tus dudas.

No olvides compartir.

Los remedios que encontrarás en esta pagina son para fines informativos y educativos. Nuestra pagina no es un sustituto de consejos médicos profesionales, diagnósticos o tratamientos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies