En el cambiante mundo de la música cubana, las tensiones entre los artistas y la política a menudo conducen a enfrentamientos públicos. El último de estos ha tenido lugar entre Buena Fe y Yotuel Romero, dos nombres conocidos en el panorama musical cubano.

Buena Fe, un dúo con una clara simpatía por el régimen cubano, se encontró recientemente en un cruce de palabras con Yotuel Romero en las redes sociales. La discusión se originó a raíz de una publicación de Buena Fe sobre un concierto que dieron en Cáceres, España.

El dúo explicó: “Aquí en España, nuestro público no es masivo. Siempre nos hemos presentado en espacios pequeños… ¿Recuerdas cuánto nos buscaste para que participáramos en Isla Bella?”. La respuesta era una reacción a un comentario burlesco de Yotuel, quien había escrito “El bar de Manolo” en alusión a la pequeña escala de la presentación de Buena Fe.

El tira y afloja se intensificó cuando Buena Fe acusó a Yotuel de aprovecharse de los demás para su propio beneficio financiero, un golpe que Romero respondió sugiriendo que Buena Fe estaba lleno de odio y frustración. “Espero que Dios te ayude a sanar toda esa frustración”, escribió.

Buena Fe respondió que su felicidad no dependía de las opiniones de Yotuel, mientras que Yotuel replicó que estaba contento haciendo “canciones que se convierten en parte de la historia de mi país”. En su respuesta, Yotuel mencionó a Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el actual presidente de Cuba, aludiendo a la relación entre el gobierno y el dúo musical.

La controversia de Yotuel con el régimen cubano ha sido notable, en particular su afirmación de que España no ha prohibido la entrada a Buena Fe, a diferencia de Cuba que en el pasado prohibió a la legendaria Celia Cruz.

Finalmente, cabe destacar que Buena Fe ha servido en ocasiones como vocero del régimen cubano en el extranjero, incluso participando en eventos del Partido Comunista de España.

Este incidente ilustra la tensión existente en la relación entre la música y la política en Cuba, donde el respaldo del gobierno a algunos artistas y el rechazo de otros ha llevado a divisiones y debates intensos en el panorama cultural.