Ataque de tiburón toro en Mayabeque: ¿Qué medidas pueden tomar los bañistas y pescadores?

La trágica muerte de Maro Alejandro Díaz Jiménez, un joven pescador submarino que fue atacado por un tiburón toro en Puerto Escondido, provincia de Mayabeque, ha generado preocupación entre bañistas y pescadores en la zona. Aunque los ataques de tiburones a seres humanos no son frecuentes en Cuba, este caso ha reavivado el debate sobre la seguridad y las precauciones necesarias al disfrutar de las playas y áreas de pesca.

Entre 1749 y 2014, se han reportado 44 ataques a humanos en el país, con 22 muertes confirmadas. Uno de los casos más recientes fue en marzo pasado, cuando un adolescente de 17 años fue atacado por un tiburón cerca de Majana, provincia de Artemisa. Afortunadamente, en ese caso, el joven logró sobrevivir gracias a la rápida atención médica.

Ante la preocupación de la población, es fundamental recordar y poner en práctica algunas medidas de prevención para minimizar el riesgo de ataques de tiburones:

  1. Evitar bañarse o pescar en áreas conocidas por la presencia de tiburones, especialmente durante su temporada de alimentación o reproducción.
  2. No nadar en zonas donde se encuentren animales muertos o restos de pescado, ya que pueden atraer a tiburones.
  3. Evitar nadar al amanecer, al atardecer y por la noche, momentos en los que los tiburones suelen ser más activos.
  4. No llevar objetos brillantes o de colores llamativos, ya que pueden confundir a los tiburones y atraerlos.
  5. Evitar nadar cerca de escuelas de peces o focas, ya que son presas habituales de los tiburones.
  6. Mantener una distancia prudente de los tiburones si se encuentran en el agua y no intentar tocarlos o acercarse demasiado.

En este contexto, es importante que las autoridades y comunidades locales trabajen en conjunto para informar y educar a la población sobre los riesgos y medidas de prevención en zonas costeras. Además, es necesario contar con protocolos de respuesta rápida y efectiva en caso de ataques de tiburones, incluyendo la comunicación con servicios médicos y la disponibilidad de equipos de emergencia en las playas.

La seguridad en las playas y áreas de pesca es responsabilidad de todos. La adopción de medidas preventivas y la colaboración entre las autoridades, comunidades y visitantes permitirán disfrutar de las bellezas naturales de Cuba sin poner en riesgo la vida y el bienestar de las personas.